Ropa interior color carne: alternativas más sexys

Lo sabemos, la ropa interior color piel no es atractiva. Tan solo el nombre ya tira para atrás, “color carne”, porque automáticamente nos viene a la cabeza una moda íntima aburrida, nada sexy y con reminiscencias a la faja de nuestras abuelas. Cierto, es un color que combina con todo, te vistes y no tienes que pensar en lo que te vas a poner porque no transparentará.

Piensa en lo que te vas a poner

Tal y como hablamos en otro post un error muy común es escoger la ropa interior antes que la exterior ya que puede llegar a estropear el look por completo. Hay personas muy organizadas que la noche antes ya preparan lo que se van a poner al día siguiente, desde zapatos, bolso, joyas hasta ropa, pero no es lo normal. Te levantas, desayunas, te duchas (o viceversa), abres tu cajón de ropa interior y como todavía no has decidido exactamente lo que vas a ponerte, pues tiras de básicos y arreando que es gerundio. Por descontado, el color carne, tiene todos los números, lleves ropa clara o ropa oscura, no transparenta, por eso le llaman lencería invisible. Transparentar, no transparenta, pero ¿cuántas veces hemos visto camisetas de tirantes de color negro o con un bonito estampado dejando entrever ese terrible tirante de goma color piel? o vestidos escotados que pierden todo su encanto compartiendo protagonismo con sujetadores color carne.

Vamos a partir de la base de usar ropa interior color nude solo cuando sea estrictamente necesario y optar por teñir nuestro cajón de moda íntima con más colores y estampados. Es importante cambiar el chip cuando renovemos nuestra ropa interior y no acabar comprando siempre básicos porque son los que más nos ponemos. ¿Pero, por qué? La comodidad no está reñida con el diseño y mucho menos con la feminidad. Las boutiques de lencería están repletas de preciosos encajes, estampados, colores muy atractivos como tonos berenjena, frambuesa, azules, verdes… ¿Acaso no vestimos por fuera también con colores vivos u oscuros? , ¿cuesta tanto combinar nuestra ropa interior con la exterior?. El look de una persona lo es todo, tanto lo que se ve, como lo que no, porque quizás no lo verá todo el mundo, pero sí la persona más importante que eres tú.

Cuando entremos en una lencería no nos pongamos a comprar ropa interior sin pensar mucho en ella, démosle el tiempo que se merece. Es la prenda que más usamos y la mayoría de veces, a la que menos importancia le prestamos. Vamos a analizar si realmente necesitamos renovar nuestro básico color carne o si nos pueden interesar otras alternativas.

Colores alternativos al color carne o visón.

Ahora ya no tienes excusa. Como hemos hablado anteriormente existen colores que pueden llegar a sustituir al color carne o también denominado color visón. A continuación, vamos a darte unas opciones que harán cambiar tu percepción de la ropa interior color carne.

  • Color gris: ¿Sabías que el color gris claro no transparenta con prendas blancas? Parece increíble, pero es cierto. Es un tono que no contrasta mucho con la piel y resulta más imperceptible que el blanco o el color marfil. Además, existe mucha ropa interior en color gris vigoré, ligeramente jaspeada, en tejidos de algodón o modal. Es un color muy neutro, combinable y de aspecto juvenil.
  • Color nude: la piel que habito. Nude significa desnudo, así que el color nude sería un tono de piel. Es más clarito que el visón y se acercaría a las diferentes tonalidades de maquillaje, desde el beig a gamas más bronceadas o rosadas.
  • Rosa empolvado: es una rosa muy suave ideal para pieles más claritas. Un color femenino que en tejidos de encaje resulta muy sexy. Pasa bastante desapercibido con camisas blancas y aunque transparente un poco con las de tejidos más finos, no queda nada mal porque es un color bonito.
  • Marrón tabaco: una tonalidad que está entre un marrón oscuro y grisáceo. Idóneo para pieles más bronceadas y no tanto. Queda muy matizado con la piel, aunque a primera vista parezca oscuro, sorprende su capacidad de no clarear con prendas de tonos pasteles.
  • Color vainilla: un color un poco más subido al que solemos llamar marfil o color cava. Muy típico para lencería de novia. Aunque para prendas muy transparentes puede percibirse, siempre resultará mejor que el blanco, porque la ropa interior blanca debajo de blanco clarea mucho más.
  • No todas somos Pepa pig

    Un factor que tenemos que tener en cuenta que el color carne no es lo mismo para una persona de piel muy blanca, tostada o más oscura. En el caso de las medias estamos acostumbrados a encontrar diferentes tonalidades pero con los sostenes no es tan fácil. Hemos hablado del color nude, que si nos ceñimos a su significado, sería piel desnuda. Por eso existen gamas de color, como las que hemos hablado anteriormente, pero por desgracia, en una gran mayoría de boutiques de moda íntima disponen de una tonalidad única para transparencias, el típico color carne o visón que tanto odiamos.

    Igual que encontramos normal que haya diferentes tonos en medias y pantys, incluso las probamos en la mano para ver cual se ajusta más a nuestra piel, cuando buscamos lencería invisible, debemos probarla. Lo ideal sería acudir con la prenda en cuestión y en el probador de nuestra corsetería de confianza, probar las diferentes opciones que más de adaptan a nuestro vestido o conjunto.

    Ellos odian el color carne

    Hace años leí una entrevista a un famoso actor español. Una de las preguntas que le hacían sobre en que se fijaba más de una mujer respondió: “prefiero una mujer sin las piernas depiladas que esas horrible bragas color carne”. Me hizo mucha gracia esta respuesta porque en la mayoría de casos pensamos “como la ropa interior no se ve…” y en cambio, las piernas si se pueden ver.
    Llegué a la conclusión que probablemente se abuse de utilizar este color en moda íntima y con más de 25 años regentando una boutique de lencería, puedo afirmar contundentemente que los chicos odian el color carne. En una ocasión, un cliente que vino a comprar un conjunto de sujetador y braguita para su mujer me dijo: “cualquier color menos ese”, señalando el color piel. “Hace tiempo que me entran ganas de hacer una hoguera con todas las bragas y sujetadores que tiene mi mujer de ese color, que son la mayoría”. Habría que ver que calzoncillos usaba él, pensé yo, pero quizás algo de razón no le faltaba.
    Realmente cuando un hombre entra a comprar lencería huye de este color. ¿Atentan las bragas color carne contra la libido?, ¿ha bajado la natalidad en España por el abuso de estas prendas? Desde luego, sin llegar a estas conclusiones tan extremistas, sería interesante realizar un estudio estadístico sobre el tema, con la opinión, tanto del sexo masculino, como femenino.

    Acude a una corsetería especializada

    Ante las distintas posibilidades que ofrece el color carne, la mejor opción es acudir a una corsetería especializada como es Paris Chic, que te aconseje el sujetador se adapta mejor a tus necesidades. Disponemos de un amplio abanico de tonalidades, además de diferentes formas, patrones, tallas y copas especiales que combinan la comodidad y la sofisticación para cada mujer. Déjate asesorar y recibe una atención personalizada. Ven a visitarnos y disfruta de una experiencia de compra inolvidable.

© Paris Chic BCN 2019

Contacto

Corsetería Paris Chic

C. Floridablanca, 80

08015 Barcelona

93 424 66 76